diciembre 03, 2010

DAVID LYNCH

0 comentarios

Hay gente a la que le gustan las películas que se entienden y hay gente a la que le gustan las películas que dejan espacio para que el espectador sueñe. A mí me gustan las que permiten soñar. La comprensión intelectual no tiene más importancia que la posibilidad de sumergirse en cada escena separadamente. Me encanta enamorarme de una idea y ver cómo se transforma en cine, que va haciendo con esa idea el proceso de filmación.

Cuando meditas te trasciendes y experimentas el infinito océano sin fronteras de la creatividad.

Todas mis películas son acerca de mundos extraños, mundos a los que nunca podrías ir a menos que los construyas y los reproduzcas en una película. Eso es lo que verdad me importa de las películas a mí: ir a mundos cada vez más extraños.

Todo el mundo tiene un corazón salvaje y una superficie misteriosa.


- Ese Johnnie es un detective muy bueno. ¿Sabes cuánto?
- ¿Cuánto?
- Me dijo una vez que sería capaz de encontrar a un político honrado en Washington.

Nada debo temer. El temor mata a la mente. El temor es la pequeña muerte que nos lleva a la extinción total. He de enfrentarme a él. Permitiré que pase sobre y a través de mí y cuando haya desaparecido volveré la cara al camino del miedo y solo quedaré yo.

La gente tiene miedo de lo que no entiende.

Haz de tu sonrisa un paraguas y deja que llueva.

Hay quien dice que el público no quiere pensar, sino que prefiere que le den las cosas ya masticadas. Eso son pavadas. A la gente le encanta pensar. Todos somos detectives, tenemos capacidad para prestar atención y sacar nuestras propias conclusiones. Y eso es francamente bueno.

Me interesa saber que se esconde tras las limpias fachadas, tras los visillos de las casas, explorar los recovecos tortuosos de la existencia. Soy como un detective que destapa lo que los demás ocultan. Y es que este mundo de hoy no es un lugar tan maravilloso como dicen. No es el sueño más brillante.

Yo construyo un film como un fragmento de música, tendiendo hacia una cierta abstracción. Al mismo tiempo, creo que los personajes con los que uno puede identificarse son también una regla importante en el cine... Pero alrededor de estas reglas básicas, los conceptos más importantes para mí son la atmósfera, la tonalidad, el sueño y el mundo que puede llegar a crearse.

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.